Enfrentarse a un retrato

Irving Penn, retrato de Pablo Picasso, 1957

Henri-Cartier-Bresson- retrato de Matisse 1944

Annie Leibovitz - retrato de Johnny-Depp January 2011

Los primeros retratos (realizados con la técnica del daguerrotipos durante la primera mitad del siglo XIX) eran meros arquetipos, cuerpos y rostros que mostraban tan sólo la herencia biológica, sin detenerse en la psicología. La pose, el vestuario y ciertos atributos como un libro, o un reloj indicaban el estatus del personaje retratado.

Desde un punto de vista creativo, el retrato debe buscar no sólo reproducir unas determinadas características físicas sino mostrar una particular visión del fotógrafo y realzar unos aspectos singulares del retratado.

 Decía Bill Brandt: “Un buen retrato debería contar algo sobre el pasado del sujeto y sugerir algo sobre su futuro”

 A la hora de realizar un retrato debemos tener claro que el sujeto es el motivo principal de la composición. Por tanto, el fotógrafo tratará de destacar la personalidad del modelo a partir de su figura.

 He aquí algunos consejos prácticos para realizar un retrato:

Elección del lugar:

Estudio: la mayoría de las personas cuando se encuentran en lugares que no le son familiares tienden a ponerse rígidas. El fotógrafo debe tratar de que se relajen.

Si se lleva la cámara al lugar de trabajo o a la casa del retratado cambiará por completo la actitud, situados en lugares familiares los sujetos suelen estar más relajados.  Además los retratos suelen ser más reveladores pues dan la oportunidad de mostrar algo de la personalidad y gustos.

  Sigue leyendo

Anuncios